martes, 22 de febrero de 2011

Centrales nucleares: ¿a favor o en contra?

En muchas ocasiones hemos oído hablar de las centrales nucleares, la mayoría de las veces sobre la peligrosidad de este tipo de industrias.

La naturaleza también es fuente de radiactividad, la natural, aquella que no procede de la intervención humana y a la que estamos expuestos seres humanos y demás seres vivos.
Entonces, ¿por qué tanta polémica generada por las centrales nucleares?

Mi opinión es que la población no está informada de los peligros reales que supone el proceso industrial ni de las medidas de seguridad que emplean las centrales. Esto, evidentemente, crea una inseguridad ciudadana. Más aún cuando un grupo de más de 20 personas es capaz de acceder a una inmensa torre de refrigeración de una central nuclear y pintar "PELIGRO NUCLEAR" sin ningún tipo de problema, como ocurrió hace unos días en la central de Cofrentes en Valencia. Esta última intervención de Greenpeace pone más que en evidencia la seguridad de una central nuclear.
¿Cómo es posible que más de una veintena de personas pueda entrar en la central y llegar a colgarse de una inmensa torre de refrigeración para dejar plasmado un mensaje sin ningún tipo de obstáculo? ¿Qué habría ocurrido si las intenciones del grupo hubieran sido otras?




Lo que si está más o menos claro es que la ciudadanía asocia la energía nuclear con la idea de algo nocivo para la salud y el medio ambiente. Razones desde luego que no nos faltan para eso.
Recordemos el accidente de la central de Chernóbil, uno de los mayores desastres medioambientales de la historia, donde se liberó gran cantidad de material radiactivo y que provocó la evacuación de 135.000 personas, varios muertos directos y otros tantos indirectos, así como efectos negativos a largo plazo que tardarán siglos en desaparecer: incremento del cáncer en la población local, contaminación de los suelos, contaminación de los alimentos producidos en la zona,...
El accidente nuclear fue tal que la radiación se extendió a varios paises europeos.

Otro problema medioambiental al que nos enfrentamos es el de los residuos radiactivos, de alta radiactividad, la única gestión posible es almacenarlos y contener la radiactividad durante varias décadas. Las centrales nucleares almacenan estos residuos en unas piscinas, pero las centrales españolas están prácticamente saturadas, por lo que se necesita un nuevo cementerio de residuos nucleares capaz de absorber el material radiactivo o como se está haciendo en algunos casos: enviarlo a otros países como Francia o Reino Unido, con el consiguiente coste económico.
¿Hasta cuando podremos seguir almacenando residuos radiactivos? ¿habrá que seguir enviando residuos fuera de España para su almacenamiento? ¿cuánto nos costará eso?

Apostar por las energías renovables y menos contaminantes debe ser la tendencia para conseguir un desarrollo sostenible y una mejor calidad de vida.

Me gustaría terminar recordando aquel viejo lema que decía:
¿Nuclear? ¡No, gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario